Sistemas fijos de extinción

Los sistemas de extinción por rociadores y agua pulverizada, son sistemas fijos de extinción, compuestos por los siguientes componentes principales: Red de tuberías para la alimentación de agua; puesto de control; y boquillas de descarga necesarias.

Las boquillas disponen de un dispositivo de cierre sensible a la temperatura que se abre para descargar agua sobre el incendio. Los rociadores se activan en presencia de calor, actuando también como detector de incendios, descarga agua sobre el fuego tan pronto como se activa, funciona como un extintor de incendios, si el fuego es intenso y no se controla con el primer rociador, se abre un segundo y un tercero si fuera necesario, rara vez se activan más de 5 rociadores sin que el fuego esté controlado.

Los sistemas de extinción por agua nebulizada disponen de un sistema de suministro de agua (sistema de botellas o sistema de bombas), mediante una red de tuberías, y equipados con una o más boquillas capaces de dispersar agua nebulizada. Mediante la división de las gotas de agua se consigue aumentar la superficie de intercambio de calor facilitando la extinción de un incendio, reduciendo los daños que se pudieran ocasionar en los equipos por el efecto del agua.

Los sistemas por agentes extintores gaseosos están compuestos, como mínimo, por los siguientes elementos: Los dispositivos de accionamiento, son por medio de sistemas de detección automática, apropiados para la instalación y el riesgo, o mediante accionamiento manual, en lugar accesible. Estos sistemas sólo serán utilizables cuando quede garantizada la seguridad o la evacuación del personal. Además, el mecanismo de disparo incluirá un retardo en su acción y un sistema de prealarma, de forma que permita la evacuación de dichos ocupantes antes de la descarga del agente extintor. Instalación que detecta y alerta de un incendio y activa automáticamente un sistema de extinción.

El sistema de extinción puede ser por:

• Rociadores y agua pulverizada.

• Sistemas fijos de espuma.

• Sistemas de extinción mediante gases.

• Sistemas fijos de polvo.

• Extinción de agua nebulizada.

Instalaciones de rociadores automáticos de agua. Estas instalaciones pueden ser clasificadas como fijas y automáticas, dado que actúan sin mediación humana. En el momento en que detecta el incendio (por los propios rociadores o por un sistema de detección en algunos casos) se pone en marcha el sistema con la finalidad de lanzar una lluvia de agua sobre la zona donde se ha detectado el incremento de temperatura. Al actuar al comienzo de un incendio, se evita la propagación del mismo, extinguiéndolo completamente o dando tiempo a los servicios contraincendios a intervenir en un área determinada.

Instalaciones fijas de extinción por gas (CO2, FM-200, …). La función de este tipo de instalaciones es la extinción de un fuego cuando está todavía en estado incipiente y, si es necesario, mantener la precisa concentración de gas durante un tiempo concreto para minimizar el peligro de reignición. El diseño, instalación y puesta en marcha deben basarse en un detallado conocimiento de la zona protegida, su uso y la organización de la alarma, puesto que la concentración de gas necesaria para la extinción puede ser peligrosa para la vida de las personas en la zona inundada.

 

Comments are closed.